diumenge, 10 d’agost de 2008

RESTAURANTE LES PALMERES (Can Clarisa) Sant Carles de la Ràpita

El restaurante Les Palmeres se encuentra al final del paseo marítimo de Sant Carles de la Ràpita, un pueblo que por su turismo y gastronomía no necesita de muchas presentaciones. Para quien no hay estado nunca en este restaurante, si quiere llegar con coche tendrá cierta dificultad. No tanta a la hora de aparcar ya que han acondicionado dos pequeños aparcamientos en las inmediaciones (entre 25 y 50 metros) El restaurante Les Palmeres destaca sobre todo por su privilegiada situación: al lado del paseo marítimo y, evidentemente, a tocar del mar. Dispone de una terraza al aire libre entre el paseo y parte del recito del propio restaurante, ésta última con bar. El comedor es amplio y confortable. Como decoración destacan los motivos marineros (¡Cómo no!) y no es nada recargada. La relación calidad precio es buena: 3,5 sobre 5. Una recomendación: la caldereta de arroz caldoso de bogabante. Comida: sobresaliente 4; excelente cocina marinera; dispone de carta, menú turístico, menú degustación y otros menús con variedad de precios para adaptarse al bolsillo de cualquier comensal; la carta de carnes es escasa. Bebida: bien 3; la bodega es más que aceptable; dispone de una variedad de vinos de distintas zonas vitivinícolas de España y, como no, también de nuestra tierra (Terra Alta, Montsant, Penedès, Priorat, etc.) i también cavas. Postres: bien 3; no facilitan carta y es el camarero el que te la va “cantando”; tienen un excelente sorbete de piña i también de limón, además de crema catalana (sé supone que casera) y helados. Amabilidad: 3; esta faceta sé centra demasiado en el buen quehacer de los camareros, los dueños, a parte de tomar nota, brillan por su ausencia, creo que es un detalle que deberían cultivar. Comedor: notable 4; como ya he dicho es amplio y cómodo y además preparado para hacer cualquier tipo de acontecimientos (bodas, banquetes, etc.) Aseos: 4; son suficientemente grandes y están limpios. Instalaciones: sobresaliente, 4,5; el restaurante no tiene demasiados años y en él no se aprecian desperfectos. Entorno: excelente 4,5; sin duda y como ya he dicho también, una de las principales cualidades del restaurante, sobre todo para aquel de tierra adentro que no está acostumbrado a ver el mar y menos a comer junto a él.