dilluns, 15 de desembre de 2008

UNA ESCAPADA A MIREPOIX (Departamento del Ariège, Francia)

En el Sur de Francia, entre Foix y Carcassonne, a pocos kilómetros de los Pirineos, en pleno territorio cátaro, sé encuentra el encantador pueblo de Mirepoix (unos 3.500 habitantes) Si no fuera por el comercio y los coches, parecería que el tiempo sé detuvo en la Edad Media. Para acceder a la plaza porchada (el centro histórico de la población) sé puede hacer desde diversas calles, pero es aconsejable hacerse pasando la puerta medieval de la antigua muralla. En la plaza, del siglo XI, destacan sus casas de adobe y madera con columnas y vigas de roble, algunas de ellas, como las del hotel Maison des Consuls, representando figuras humanas y animales. Bajo los porches sé encuentra un activo y variado comercio que va desde bares y restaurantes, pasando por tiendas de recuerdos, regalos, librerías, tiendas de ropa, objetos de colección, comestibles, galerías de arte, etc. En un extremo de la plaza sé encuentra el ayuntamiento (Mairie) y en su planta baja encontraremos la oficina de turismo que periódicamente realiza exposiciones. Entre tanta madera, en uno de los lados de la plaza y poca distancia del ayuntamiento, destaca una construcción en hierro forjado sin paredes: es el mercado municipal y justo detrás de él, la majestuosa catedral gótica de San Mauricio (siglos XII y XIII), la segunda más ancha de Europa después de la de Gerona. Con el paso del tiempo, la catedral, perdió su categoría y ahora sólo es una iglesia, aunque perdure el edificio. Justo a su lado, el palacio episcopal, prácticamente en ruinas, con un pequeño jardín. Encontrar alojamiento o un lugar para comer no va a resultar nada difícil. Tiene 4 hoteles y muchos más restaurantes, muestra clara del interés turístico que tiene el pueblo, sobre todo durante los fines de semana y los meses de verano. La fiesta mayor es a finales de julio. Aprovechando el marco incomparable de su plaza, durante el día, hay un bullicioso mercado artesanal. El sábado por la noche sé organizan diferentes funciones teatrales de pequeño formato, haciendo un repaso a través de la historia local en sus diferentes épocas y sus personajes más significativos. Y en la tarde del domingo, una gran cabalgata con caballos y carruajes y multitud de gentío ataviado con indumentarias del pasado más esplendoroso del pueblo. ¿Qué le falta a Mirepoix? ¿Un río? ¿Un castillo? Por Mirepoix pasa el río Hers. Para cruzarlo y entrar en la población según llegas desde Carcassonne, hay un robusto puente de piedra del siglo XIX. Y en lo alto, dominando el pueblo y el valle un castillo que mandó construir Guy de Lévis. No obstante, por ser de propiedad particular, sólo sé puede visitar un día al año, el llamado día del Patrimonio que sé abren las puertas de aquellos edificios cerrados al público. Para llegar, el camino más recto desde España es cruzando los Pirineos por Andorra. Pero también es relativamente fácil hacerlo por el Valle de Arán o Puigcerdá. Por autopista sé puede acceder desde el Mediterráneo (A61), saliendo a Narbonne hacia Toulouse (A66) hasta la salida siguiente de Carcassonne: Brams. Y para los que tengan que desplazarse desde un punto más lejano de España, Toulouse (lo que vendría a ser la capital de la provincia) dispone de aeropuerto.