dimecres, 9 de setembre de 2009

LAS FIESTAS QUINQUENALES DE ULLDECONA Y ALCANAR

Este año 2009 es para Ulldecona y Alcanar, dos de los pueblos más meridionales de Cataluña, año de “quinquennals”. Los dos pueblos van de la mano des de aquel lejano 1939 en que, por primera vez, sé decidió celebrar unas fiestas extraordinarias en honor a sus patronas: la Virgen de la Piedad en Ulldecona y la Virgen de los Remedios en Alcanar. La fiesta de Ulldecona sé realizan en torno al 8 de septiembre (sé conmemora el día de las Vírgenes “encontradas”) y las de Alcanar, para el segundo domingo de octubre y suelen durar quince días (este año comienzan a partir del 29 de septiembre) Sus habitantes esperan ansiosos la llegada de las próximas quinquenales y nada más estrenar el año ya comienzan con los preparativos para las mismas. Dos son los hechos diferenciales entre la fiesta de un año “normal” y el de las quinquenales: la bajada de la patrona desde su santuario al pueblo (que da comienzo a la fiesta) y el ornamento de las calles con flores, plantas, lámparas, etc. Para la confección de dichos ornamentos, sé ha pasado de utilizar, mayoritariamente, papeles de todos los colores (aunque siempre predominaba el azul y el blanco, los colores de la Virgen) a emplear todo tipo de materiales, las mayoría reciclados. Así, en Ulldecona, este año se han podido ver botellas, garrafas y vasos de plástico, cartuchos, medias, botes de refrescos y otras conservas, macetas y hasta sopa y espaguetis. Dicho así suena un poco raro, pero atención a los datos que sé podían leer en un cartel: “Calle ‘Entença y Clavé’. Material para la confección: 225 Kg. de alambre, 7.000 medias de diferentes colores, 450 m. de hilo de cobre, 550 cañas americanas. Resultado: 27.820 pétalos de diferentes colores, 3.540 flores, 860 hojas verdes”. Mientras que Josefa, una vecina de la calle Mayor, contaba que en la confección de las 8 lámparas hechas de tiras de cortina, sé habían invertido más de 6.000 euros que pagan entre la mayoría de los vecinos de aquel sector. En Alcanar, a diferencia de Ulldecona donde la ornamentación suele ser vertical ocupando las aceras, sé confeccionan altares y alfombras que ocupan la práctica totalidad de calzada. ¿Y por qué sé engalanan las calles? Evidentemente porque lo manda la tradición, pero el hecho fundamental es que la Virgen va recorriendo en procesión todas las calles ornamentadas en el transcurso de la semana de fiestas a razón de un sector cada día. En Ulldecona los ornamentos sé mantiene mientras duran las fiestas o hasta que las inclemencias del tiempo lo permiten, mientras que en Alcanar sé hacen y deshacen el mismo día del paso de la Virgen. Otro de los acontecimientos importantes es el baile de los “mantones de Manila” que no es otra cosa que la jota tradicional que sé baila en las comarcas del S de Cataluña. Un día sé organiza el baile infantil y al siguiente el de los adultos, en el caso de Ulldecona, sé pueden reunir hasta 300 parejas. Para las mujeres es perceptivo bailar con el clásico “mantón de Manila” y los hombres con el traje de “pagès” (labrador) típico de la población. En Ulldecona hasta sus gigantes: Lluc y Pietat (Lucas y Piedad) lucen los trajes típicos locales. COMO LLEGAR: Desde la salida de la AP-7 de Vinaròs, para ir a Alcanar hay que seguir la N-238 dirección a Vinaròs y a los pocos kilómetros coger un desvío a la derecha (TV-3321) que nos llevará hasta dicha población. Para ir a Ulldecona igualmente saldremos de la AP-7 y luego cogeremos la misma N-238, pero en sentido contrario (Ulldecona y Tortosa) También sé puede acceder desde la N-340 en Vinaròs y coger luego la N-238. A los pocos kilómetros encontraremos el cruce de Alcanar. En total son unos 9 Km. y de continuar por la misma carretera (N-238) encontraremos Ulldecona a unos 16 Km. de Vinaròs. Al entrar en Catalunya la carretera cambia de denominación (T-332) Ambas poblaciones cuentan también con estación de tren, pero éstos paran con muy poca frecuencia, por lo que sé debería consultar los horarios previamente. NOTA: Las fotos donde aparecen bailadores de jotas han sido cedidas amablemente por Paco Itarte de Ulldecona.