diumenge, 1 d’agost de 2010

RESTAURANTE FONT DE SANT PERE-BALLESTAR-CASTELLÓN

A las puertas de la Tinença de Benifassà, junto al río Sénia, en uno de los rincones más emblemáticos de la zona, la Font de Sant Pere, está el restaurante que coge el nombre del lugar. “Descubrirlo” fue una muy agradable sorpresa. El nuevo restaurante, reconstruido sobre un viejo local que ha habido tradicionalmente allí, fue inaugurado en el mes de febrero de este año y posee todas las comodidades de un buen establecimiento gastronómico. La relación calidad precio es alta. La comida, al menos los platos que probamos, estaban exquisitos y el precio final más que razonable, un poco más de 30 € por persona incluyendo el postre y el vino. Tienen menú diario a 15 euros y un menú degustación a 26 €. En cuanto a la carta es bastante extensa y variada. Contiene entrantes fríos y calientes con nombres tan sugestivos como: Bouquet de ensaladas con perdiz escabechada (el plato que probamos), parfait de foi con compota de manzana, carpaccio de bacalao sobre tomates de nuestro huerto, escalibada a le leña con esqueixada, etc. Y otros platos con nombres mucho más tradicionales: huevos con morcilla de Burgos, caracoles a la llauna, espárragos trigueros a la leña, langostinos a la brasa… Se habrá dado cuenta el lector que muchos de los platos están cocinados con brasas de leña lo que le da un toque de excelencia. Sin duda la carne es la reina del restaurante. La mayor parte de los primeros platos contienen diferentes variedades de carnes: magret de pato, chuletas de cordero lechal, chuletas de cabrito, entrecot y solomillo de buey, chupetón de Ávila, parrillada de carne, con salchichas, morcilla, chuletas, etc. Todo acompañado con una gran variedad de guarnición como patatas al caliu, alcachofas, escalibada, espárragos trigueros… También tiene una buena variedad de arroces y pastas y pescados muchos de ellos cocinados también a la brasa como la lubina, el bacalao a la llauna o el gallo San Pedro. Además cuenta con un apartado de sugerencias, siempre agradecido por el comensal que duda sobre el plato a elegir. Mi puntuación 4,5 sobre 5. La carta de vinos es muy completa ya que cuenta con vinos de diversas denominaciones de origen de España: Penedès, Rueda, Albariño, Rioja, Terra Alta, Comunidad valenciana y los propios de la provincia de Castellón. Probamos el Arrels de Bocoi, un vino con cuerpo y aroma que nos llenó de sensaciones. También tienen distintos tipos de cava. Puntuación: (muy buena,4) Tienen variedad de postres, con pastelería elaborada en el propio restaurante. Nota: 4. Las instalaciones son amplias y confortables, destacando las terrazas que dan al río (excelente,5) En cuanto a la decoración, solamente los restos del antiguo molino con su rueda rodando constantemente que se pueden ver cubiertos por un cristal que has de pisar cuando accedes a los lavabos, al lado del bar, ya merecen una excelente calificación (5) Los aseos suficientes y limpios (muy bien, 4) Otro aspecto a destacar es el entorno. Comer en la terraza exterior, bajo los árboles centenarios, oyendo el rumor de las aguas mansas del río Sénia es un privilegio que no está al alcance de la mayoría de restaurantes. Además la zona, la Tinença de Benifassà es un paraje natural lleno de pueblecitos encantadores, rincones extraordinarios y mucha variedad de fauna salvaje y flora, no en vano, una parte de la misma forma parte del parque natural del Ports de Tortosa-Beceite. (Excelente, 5) Otras consideraciones. En la parte superior del edificio hay un zona “chill out” para poder tomar tranquilamente una copa mientras escuchas música y conversas con los amigos.