dimarts, 21 de juliol de 2009

RESTAURANT "CAN PAQUITA". EL POBLE NOU DEL DELTA (TARRAGONA)

Por su situación estratégica, en el mismo corazón del hemidelta derecho del río Ebro y su proximidad al municipio marinero de Sant Carles de la Ràpita, el Poble Nou del Delta tiene una cocina muy variada con influencias de la cocina típica del Delta, pero también relacionada con los productos del mar. Podemos encontrar desde gran variedad de arroces, pasando por platos de pescado y marisco y también otros productos típicos como el pato o las anguilas. En el restaurant Can Paquita es buen ejemplo de lo que se ha dicho. Se cita como especialidad “las anguilas y el pato a la naranja”. Pero podemos encontrar una gran variedad de pescados y mariscos, así como diversidad de arroces (con pato, bogavante y, por supuesto paellas) y hasta gran surtido de carnes. Dispone de varios menús a partir de 20 euros. La relación variedad precio es buena 3,5 sobre 5. Cocina. Podemos encontrar desde platos elaborados (buena muestra es el pato a la naranja) a mariscos cocinados “al vapor”, pescado frito o carne a la brasa (bien, 3.5) Bodega. Es un poco justa. Como vino de la casa se sirve uno de D.O. Terra Alta (Vall de Vinyes) que es un vino bastante aceptable. Pero debería de promocionar más los vinos de nuestras comarcas de las D.O. Terra Alta, Priorat, Montsant, Tarragona..., sin olvidarse de los de otras D.O. del resto de Catalunya (Penedès, Costers del Segre, Empordà-Costa Brava Alella, etc.) y de España (Rioja, Somontano, Ribera de Duero, la Mancha, Cariñena, Utiel-Requena, etc.) También es muy corta la carta de cavas (Insuficiente: 1,5) Servicio. Es esmerado y rápido, cuidando el detalle y con buena atención al cliente (4,5) Postes. Debería de haber más postres de elaboración propia (2,5) Instalaciones. El restaurante ocupa una antigua casa de las que se construyeron para los colonos que empezaron a habitar el pueblo en 1957 (precisamente estos días se exponen todo el conjunto de planos que se utilizaron para construir el pueblo –en aquel tiempo Villafranco del Delta-); las estancias son bastante amplias y cabe distinguir dos partes: la entrada, donde se ubicaba el antiguo soco (lugar para las caballerías y aperos) y lo que habría constituido la vivienda (3) Decoración. Es muy apropiada, sobre todo en lo referente a las fotografías que se exhiben con vistas generales del Delta, del pueblo y de la fauna que habita la zona; estas fotografías son de Mariano Cebolla, un fotógrafo que tiene en su haber varios premios en fotografía de la naturaleza (5) Aseso. Un poco justos, pero limpios (3,5) Entorno. Magnifico; el pueblo, por si mismo, ya es todo un deleite y, como se ha dicho, está situado en un lugar privilegiado del Delta, al lado de las lagunas de l’Encanyissada i la Tancada desde donde se pueden visualizar variedad de aves como flamencos, gaviotas corsas, patos, etc. (5) Una recomendación. Quien viaje hasta allí que vaya provisto de repelente contra los mosquitos, sin duda alguna, la parte más negativa del lugar.