dilluns, 17 de febrer de 2014

BEL, LA ‘OTRA’ TINENÇA



Bel, situado dentro del término municipal de Rossell (comarca del Baix Maestrat, provincia de Castellón) está situado a unos 900 metros de altura y es el único núcleo de población perteneciente a la subcomarca de la Tinença de Benifassà que no se accede desde La Sénia.
Cuando decidí visitarlo, no esperaba encontrarme con los impresionantes paisajes se descubrieron ante mis ojos y terminaron captaron mi cámara fotográfica. Esperaba encontrarme con un pueblo perdido entre las montañas, despoblado y casi en ruinas. No fue exactamente así.
Lo primero que me sorprendió fueron las inmensas panorámicas que pude ver desde la serpenteante carretera de acceso. Tan sorprendentes son que, a menudo paraba mi coche en medio de la carretera (no tenía otra opción) para sacar fotos. En una ocasión, paré donde el paisaje resultaba más impresionante, sin haber advertido de que tan sólo a unos 25 metros más arriba había un mirador: el del barranco de n’Arques desde donde un día claro se alcanza ver el Delta del Ebro, Vinaròs, Benicarló, Peñíscola y hasta las islas Columbretes.  

Durante el trayecto sólo me encontré con tres coches que circulaban en convoy. Me fijé que los dos primeros tenían matrícula extranjera y, finalmente, una vez ha había pasado el potencial peligro que supone cruzarte con algún vehículo en una carretera tan estrecha, vi que el tercero tenía matrícula de Finlandia, por lo que deduje que los tres debían de ser de la misma nacionalidad. Entonces, lo primero que se te viene a la cabeza es: ¿Qué narices hacen aquí estos fineses?
Tal como suele pasar cuando llegas llegando a un pueblo de montaña, momentos antes, de repente, la carretera se vuelve más horizontal, debido a que los pueblos suelen ocupar los escasos llanos que existen en aquellas latitudes.
Dejé mi coche a la entrada del pueblo, junto a la iglesia de S. Jaime, de estilo románico, como la mayoría de las de la zona y cruce la calle principal, prácticamente la única existente. La segunda sorpresa fue ver que todas las casas están restauradas lo que le da un encanto añadido. Una de ella tenía un rótulo colgado donde se podía leer: Casa de la Vila. Un poco más adelante una taberna, el único establecimiento del lugar.
Al final de la calle otro mirador, el de la Era. La vista des de allí no es tan impresionante como las que había visto anteriormente, pero tampoco te deja indiferente. En el fondo del valle, aparte de vacas, una construcción que incluso desde lo alto se distingue con facilidad: unos lavaderos públicos. Para acceder a ellos se debe descender por un empinado camino de bastante mal estado y no apto para la mayoría de vehículos. Este tipo de instalación es muy común en la mayoría de pueblos de la provincia de Castellón. Al legar abajo vi que estaban restaurados pero en desuso y en una pila adyacente que se encontraba en la intemperie encontré hielo, al igual que en algunos chacos que había dejado atrás, lo que demuestra que, aunque este año sea un invierno muy benigno en el NE de la Península, por la noche la temperatura baja de los 0º.  

 
DÓNDE COMER
En Bel, como hemos visto, hay una taberna: Font de l’Ós (imprescindible reservar) Teléfonos: 682 526 661 y 609 403 079.
Rossell dispone de varios restaurantes y otros establecimientos donde poder comer: Les Sorts, Can Joan, Lo de Juanma, Grèvol, Lounge bar Avenida.
En Ulldecona Restaurant les Moles del chef Jeroni Castell. 1 estrella Michelín concedida el pasado noviembre y 1 sol de la guía Repsol.
En el barrio Castell L’Antic Molí de Vicent Guimerá. Cocina de autor.

 

DÓNDE ALOJARSE
En Rossell existen varios establecimientos rurales como Can Joan, Mas del Coll, Angelita y Casa Begoña.
Más información en el portal: www.evadirte!.com (Comarcas de Els Ports y el Maestrat)
En La Sénia:
Hotel Nova Sénia (***)
En Vinaròs:
Vinaròs Playa (****)
Vinaròs Elite (****)
Hotel Crystal Park (***)
Nou Casablanca (**)
La Bolera (**)
Roca (**)
Teruel (**)

QUÉ HACER
Si eres aficionado a los largos paseos ya sea a pie o con BTT, por esos lares te encontrarás con un enorme paraíso. Hay diferentes rutas señalizadas y que conducen a los diferentes pueblos de la Tinença de Benifassà y a otras poblaciones como Vallibona.
Y con coche se puede hacer la ruta de los miradores.

QUÉ VISITAR
En Rossell la iglesia de los Sants Joans de fechada barroca y la ermita de Sant Marc.
Por supuesto el resto de la Tinença de Benifassà: La Pobla de Benifassà, El Ballestar, El Boixar, El Coratxà, Fredes y Castell de Cabres.  
En Traiguera el real santuario de la Virgen de la Salud.
Sant Mateu.
Peñíscola.
Morella.

QUÉ COMPRAR
En Sant Rafel del Riu cerveza artesanal Fran & Luis.
Aceite de la cooperativa olivarera El Progreso de Rossell.
Muebles y complementos. Tanto en Rossell (Cases del Riu) como en La Sénia.

EL DATO
En el año 1996, el escritor y amigo Manel Ollé publicó el Llibre de les Abelles (El libro de las Abejas) –Editorial Abadia de Montserrat- con la participación de tres habitantes de Bel: Asunción Gascó Adell y los hermanos José y María Gavaldá Mariné. José era pastor, además de abejero y afirmaba tener una boina mágica con la que atraía a los enjambres de abejas.   


EL APUNTE HISTÓRICO
Durante los años posteriores a la Guerra Civil, en estas montañas hubo una gran actividad por ser refugio de maquis. Efectivamente, la Asociación Guerrillera del Levante y Aragón (A.G.L.A.) tenía su base de operaciones en una amplia zona montañosa a caballo de Aragón y Valencia. A veinte y pocos kilómetros de Rossell está el pueblo de Vallibona, lugar de nacimiento de quien fue uno de los maquis más famosos: La Pastora. La Pastora era el sobrenombre con el que se conocía a Teresa / Florencio Pla Mesegué, sin duda alguna el maqui sobre quien más relatos se han publicado.

CÓMO LLEGAR
El único acceso en coche a Bel es desde Rossell. Para llegar la mejor opción es coger la A-7 hasta la salida de Vinaròs/Ulldecona, continuar hasta Ulldecona y al llegar a esta población de Tarragona coger la carretera de La Sénia hasta llegar al barrio Castell. Una vez allí, se ha de cruzar el río Sénia por Sant Rafel del Riu y continuar hasta la salida de la población para, finalmente, continuar hasta Rossell y Bel


LA FRASE

Se dice que a Bel amb el dit toquen el cel (con el dedo tocan el cielo), obviamente por la altura en que se encuentra situado el pueblo. 

MÁS INFORMACIÓN: