dilluns, 21 de març de 2016

RESTAURANTE MAS DE PRADES

El Restaurante Mas de Prades se encuentra en las proximidades de Deltebre, junto a la carretera que va a l’Aldea y Camarles. Es también hotel rural.
Cocina tradicional del delta con algunos toques de modernidad y sofisticación. Todo cocido al fuego de leña que te hace reencontrar con aquellos sabores que hemos ido perdiendo al paso de los años.
Cocina: 5, excelente. Comimos el menú degustación compuesto de una pata de pulpo, unas ortigas, unos buñuelos de bacalao y una mariscada que llaman de la Bahía del Fangar como entrantes y posteriormente el plato fuerte: un arroz caldoso de marisco. Había 2 platos donde se podía elegir: en lugar de la mariscada una fritura de pescado y el arroz caldoso por paella.
Bodega. No se valora. No sé si existe carta de vinos porque no nos la mostraron. Nos sirvieron el vino que iba con el menú: un D.O. Terra Alta. Siempre valoro positivamente que los vinos sean de nuestras comarcas.

Servicio: 3,5, bien. Les falta un poco de profesionalidad. Quizás el punto más débil. Hay que estar más pendientes del cliente pero sin agobiarlo demasiado, como nos ha pasada alguna vez.
Instalaciones: 5, excelente. Por fuera masía típica del delta y por dentro unas instalaciones totalmente reformadas y confortables. Bastante espacio entre mesas por lo que se consigue que los clientes tengan más intimidad.
Aseos. 4,5, muy bien. Acordes con las instalaciones. Espaciosos y limpios. Disponen de servicio para personas con movilidad reducida.
Exteriores: 4, bien. El restaurante dispone de un amplio aparcamiento que sirve a la vez de zona recreativa para los niños. Estaría bien que se dispusiera de un área de juegos diferenciada y protegida.

Alrededores: 5, excelente. Recordar que estamos en el corazón del delta del Ebro. Por lo tanto el paisaje irá cambiado según sea la época del año. Desde aquí se puede visitar la playa de la Marquesa, Riomar, Illa de Mar, l’Ampolla… Y cruzando el puente de lo Pasador cambiamos de hemidelta y podremos ver el Poble Nou, la playa virgen del Trabucador o Sant Carles de la Ràpita