dimecres, 1 d’agost de 2007

LA GALERA, PUEBLO DE TRADICIÓN ALFARERA

Lo que en el pasado debió de ser un enclave estratégico para los diferentes grupos de gentes que deambulaban de norte a sur y de sur a norte de la península, hoy no es más que un pequeño punto difícil de ubicar en el mapa. La Galera (unos 800 h.), se encuentra situado en el corazón de la comarca del Montsià, cruzado por lo que fue, durante muchos siglos, una de las principales calzadas de la península Ibérica: la vía Augusta. Todavía hoy nos quedan vestigios de este pasado en el viejo puente que cruza el barranco. No lejos de él, la torre medieval del siglo XIV que sirvió de atalaya para avistar los confines del antiguo reino de Valencia, a través de la inmensa llanura que comparte nombre con el pueblo y el barranco y que tiene sus límites en la montaña de los Ports de Caro por el O y la sierra de Godall por el E. Si se ha de buscar un rasgo diferenciador del pueblo, éste es, sin lugar a dudas, el oficio de alfarero. Según dicen los del gremio: “el más antiguo del mundo, ya que cuando Dios creó al hombre de barro, se convirtió en el primer alfarero”… A principios del siglo XX aún existían varios talleres que se dedicaban a moldear barro para fabricar los más variopintos utensilios: desde prácticas cantimploras para carro, pasando por grandes cántaros para acarrear agua o madrigueras para conejos, hasta objetos destinados para la construcción como tejas, canelones, etc. Tal y como avanzaba el siglo y con la llegada al mercado de otros productos más modernos, la actividad alfarera fue decreciendo hasta quedar un solo taller en activo. A mediados de la década de los noventa, un grupo de gente, unido por la inquietud de divulgar el oficio de alfarero, decidió constituirse en una sociedad cultural (El Cadub) i promover, en complicad con el ayuntamiento, una feria anual. De esta forma se fomentaría el turismo, hasta entonces un sector sin demasiado interés en el municipio. Para aquella, ya lejana, primera feria se invitó a las poblaciones de Tivenys (en la comarca del Baix Ebre) y Traiguera (en el Baix Maestrat, provincia de Castelló) Ambas poblaciones comparten con la Galera una milenaria tradición alfarera. Desde aquella primera edición, hasta la de este año (y van 14), el auge que ha ido cogiendo la Fira de la Terrissa, ha sido tan grande, que se ha convertido en la más importante entre las que se dedican al sector de la cerámica popular del sur de Catalunya. Hoy acuden al certamen casi cien expositores venidos desde varias comunidades españolas: Asturias, Castilla la Mancha, Aragón, Extremadura, València, les Illes Balears, etc. I también de diversos países de Europa (Portugal, Alemania, Italia, Francia, Rusia…) de África (Marruecos y Argelia) y de Asia (Pakistán). Es tradición que cada año se dedique la feria a una comunidad autónoma, en el 2007 fue Extremadura. Además en cada edición se crea una pieza conmemorativa de edición limitada, numerada y certificada. Un ejemplar de cada una de estas piezas se exhibe en el centro de interpretación Terracota, creado a partir del auge de la feria. En el centro de interpretación, que abre los sábados y domingos por la mañana y durante los días de la feria y que hace a la vez de oficina de turismo, se pueden contemplar también una gran representación de piezas salidas de los hornos locales, los árboles genealógicos de las familias alfareras de la villa y otras curiosidades. Está ubicada en los bajos de la casa consistorial, un sobrio edificio de principios del siglo XX. También se aprovecha para hacer exposiciones. Tradicionalmente la feria tiene lugar durante el puente del 1º de mayo y suele durar entre 3 y 4 días, alcanzando la cifra de más de cuarenta mil visitantes. Durante el resto del año se puede visitar el taller de Joan Cortiella situado en la misma entrada del pueblo llegando desde el S. Para comer y hospedarse, en la Galera existen dos restaurantes, dos bares y dos casas de turismo rural, una de ellas situada por donde debió pasar la vía Augusta, cerca del puente, hoy calle Tarragona. En la vecina población de Santa Bàrbara, a unos 5 Km. hay dos hoteles y varios restaurantes y en Masdenverge, a 8 Km., fueron pioneros en turismo rural. Seguro que quien visite la feria no se irá de ella sin llevarse algún cacharro… y, en este caso, ¡nunca mejor dicho! Como llegar: Desde Zaragoza. Por la AP2 hasta la salida de Fraga, desde allí coger la carretera local que lleva hasta Maials. Una vez allí coger la C12 o Eix de l’Ebre hasta Tortosa. Saliendo de Tortosa hacia el S por la comarcal T331 hasta pasar Santa Bàrbara que se cojera, en una rotonda, la carretera local T3311 que nos llevará a nuestro destino. Desde Barcelona. Por la AP7 o N-340. Se saldrá en Amposta y se cogerá la T344 en dirección a Masdenverge y Santa Bàrbara. Al llegar al cruce, continuar a mano derecha y seguir el tramo final como se indica en el punto superior. Desde Valencia. También por la AP7 hasta llegar al peaje de Vinaròs-Ulldecona o por la o la N-340 hasta Vinaròs. En el segundo caso, al salir de Vinaròs se cogerá la carretera de Ulldecona (CV11). Desde el peaje de la autopista el recorrido es el mismo. A partir de allí seguir hasta Ulldecona y antes de llegar, por la TV3319 dirección a la Sénia. Al llegar a la rotonda del restaurante les Moles se ha de ir hacia la derecha por la TV3314 que nos conducirá hasta la Galera.